En 1916, tras diseñar los decorados de los famosos ballets rusos de Diaghilev, se incorporó a la Maison a los 22 años, enamorándose perdidamente de Baccarat y sus infinitas posibilidades, que siguió explorando hasta los años 70. Un viaje. Una vida de luz. 


Georges Chevalier ha llevado el nombre de Baccarat más allá de la modernidad con su repertorio estilístico de formas y proporciones atemporales. Con una extraordinaria creatividad, su brillante interpretación del mundo de Baccarat captura su alma de inmediato. Todas las colecciones de vasos, centros de mesa, platos, copas, esculturas de animales, frascos de perfume, lámparas, accesorios y joyas dan fe de la increíble química entre el diseñador y Baccarat. 

Como homenaje a este genio creador, Baccarat renovó varias de sus piezas, incluyendo los jarrones Pontil y Célimène Héritage, la Pantera y el impresionante Reloj de Sol. Esta estrella de dieciséis brazos se expuso en Nueva York para la apertura de la primera boutique Baccarat en los Estados Unidos en 1948. Su más famoso comprador fue Arthur Miller, quien la eligió para decorar el piso que compartió con Marilyn Monroe en Manhattan.

BACCARAT POR GEORGES CHEVALIER

CREACIONES